Infusiones

Infusiones

Infusiones

Relación de las infusiones habitualmente disponibles:

Secamos las plantas colgándolas o colocándolas sobre tamices en una habitación muy ventilada y relativamente oscura. Así guardan el color y los principios activos. Una vez secas, las guardamos en cajas de cartón para después cortarlas o deshojarlas, según convenga.

Para preparar una infusión de flores, sólo hace falta volcar agua hirviendo sobre ellas y dejar reposar unos minutos. Si lo que queremos es hacer una infusión de hojas, las añadimos a un cazo de agua hirviendo y las dejamos hervir 2 minutos a fuego lento, al mínimo. Las dejamos reposar unos minutos más y las colamos. Si queremos, podemos añadirles miel para endulzar, excepto en el caso de las plantas amargas; éstas debemos tomarlas solas, ya que el amargor es lo que hace trabajar bien el hígado.

Si la infusión es de raíces y semillas, se debe hacer una decocción: añadir en agua hirviendo las raíces o semillas y dejarlas infusionar a fuego lento durante 6 o 7 minutos. Para acabar, sólo hace falta colar y ya podemos disfrutar de sus propiedades medicinales, de su sabor y de su aroma.
Las plantas aromáticas y medicinales son una fuente de salud, bienestar y belleza.

  • Ajedrea
  • Árnica
  • Artemisa annua
  • Boldo
  • Bolsa de pastor
  • Caléndula
  • Camomila
  • Cola de caballo
  • Diente de león
  • Epilobio
  • Espino blanco
  • Estevia
  • Estragón
  • Eucaliptus
  • Hierba Luisa
  • Hinojo
  • Hisopo
  • Laurel
  • Lemongrass
  • Lepidio
  • Malvavisco
  • Mejorana
  • Melisa
  • Menta
  • Milenrama
  • Nepeta
  • Orégano
  • Ortiga
  • Poleo menta
  • Regaliz
  • Romero
  • Salvia
  • Shiso
  • Tomillo